¿Quién fue Tangalanga? Conmovedor biopic del notorio bromista telefónico de Argentina

Señor, esperaba que pudiera venir a mi casa para un trabajo de pintura. Tendrás que llamar antes.
-Claro, señor, dame tu teléfono.
-¡De ​​ninguna manera, si te doy mi teléfono entonces no podré contestar! Te daré el número.

Uno de los comediantes más famosos de Argentina, el singular bromista conocido como Tangalanga por varias generaciones de argentinos (nacido como Julio de Rissio), finalmente recibe el tratamiento cinematográfico que se merece nueve años después de su fallecimiento. La vida del bromista exquisitamente malhablado, ahora ícono legendario de la comedia argentina, es la base de la obra de Mateo Bendesky. El método Tangalanga («The Tangalanga Method»), que se estrenó el jueves y ahora se exhibe en multicines de todo el país.

Todo comenzó en la década de 1960, cuando el amigo de Julio, Sixto, se vio obligado a quedarse en casa después de que una operación en la cabeza lo dejara semiparalizado. Sixto se quejó con Julio de los altos precios de su veterinario, por lo que Julio tomó el asunto en sus propias manos. Armado con una grabadora de teléfono a cinta, llamó al hombre solo para burlarse de él. Sixto se emocionó y mostró las grabaciones a todos sus visitantes para distraerse de su enfermedad, a la que sucumbió un año después.

No fue sino hasta la década de 1980 que Julio volvió a tomar el teléfono y la grabadora, por aburrimiento de estar postrado en cama con hepatitis. Las nuevas grabaciones se viralizaron rápidamente, de la forma analógica en que lo hicieron las cintas de casete en ese momento: a través de copias pirateadas. Las cintas comenzaron a circular entre amigos, compañeros de escuela y familiares, y el llamador anónimo -conocido entonces como ‘Tarufetti’- se convirtió en un fenómeno de culto con sus conversaciones malhabladas, ingeniosas e hilarantes con personas al azar.

READ  Mejor Mamparas De Ducha Frontales para ti en presupuesto: Los más valorados

A medida que elevó las llamadas de broma a una forma de arte, las llamadas de Tangalanga se hicieron enormemente populares. Con su voz seria, de hombre mayor, podía solicitar los productos más delirantes (una caja de bombones finos “pero con todos los rellenos de lado”), quejarse de servicios que salían ridículamente mal (un techo tan mal arreglado que la gente prefería salir a la calle cuando llovía) o peticiones francamente locas, como pedirle a un estudiante de medicina que le dejara llevarle flores al esqueleto que estaba estudiando, porque esos huesos eran de su primo. A menudo, sus conversaciones terminaban en territorio de improvisación meta-comedia, intercambiando insultos y burlas como un partido de ping-pong.

Fue el viejo amigo de Julio, el famoso comediante de televisión Tato Bores, quien lo convenció de comenzar a vender sus cintas, que se convirtieron en un éxito y hoy tienen miles de reproducciones en Spotify y YouTube. Tangalanga saltó a la corriente principal y finalmente mostró su rostro -disfrazado- por primera vez en 1993. Se convirtió en un habitual de los programas de comedia de la televisión, actuó en vivo en los cines, lanzó más CD e incluso llegó a gastarle una broma al expresidente Fernando de la Rúa. ., en 2008. Julio falleció en 2013, cinco años después de esa última llamada de broma.

Camino de Tangalanga

Si bien no es estrictamente una película biográfica, la última película de Mateo Bendesky El método Tangalanga («The Tangalanga Method», duración: 98 minutos), que se estrenó el jueves, utiliza la historia del origen real de Tangalanga para crear una comedia romántica sólida y de buen ritmo sobre un hombre extremadamente tímido llamado Jorge, interpretado por Martín Piroyansky, que se convierte en un involuntario bromista como efecto secundario de un tratamiento esotérico para curar su timidez.

READ  Mejor Mascaras De Gas para ti en presupuesto: Los más valorados

Al igual que el Julio original, el Jorge de Piroyanki también trabaja en un Hombres Locos-como un puesto en una compañía de jabón junto a su encantador y confiado amigo Sixto (Alan Sabbagh), quien aparentemente puede lanzar cualquier producto que encuentre, hasta que termina en el hospital con un pronóstico sombrío. Mientras lo visita en la clínica, Jorge conoce a la recepcionista y operadora telefónica Clara (Julieta Zylberberg), quien lo hipnotiza hasta el punto de que no puede hablar con ella. Por pura suerte, Jorge se encuentra con Taruffa, una extravagante profesora de oratoria con un vestuario sacado directamente de Austin Powers. Interpretado por el legendario locutor Silvio Soldan, de 84 años, Taruffa lanzará una especie de hechizo que hará que Jorge pierda sus inhibiciones y modales sociales cada vez que escuche un tono de marcado.

A partir de entonces, la película sigue una profesor chiflado dinámico (o Dr. Jekyll y el Sr. Hyde, para los ratones de biblioteca), con Jorge transformándose ocasionalmente en el obsceno y franco Tangalanga, y cautivando a Clara con llamadas telefónicas anónimas. Haciéndose eco del estilo de las comedias argentinas clásicas, la película enmarca el humor antiguo y original de Tangalanga dentro de un Buenos Aires de los años 60 impecablemente diseñado, en una especie de versión simplificada y mate de Peyton Reed. Abajo el amor.

Al igual que en las comedias típicas de Hollywood, los personajes secundarios de la película son una columna vertebral casi invisible. Las interpretaciones perfectas del gallardo Sabbagh, Luis Machín -como el jefe de Julio- y Luis Rubio -como el enfermero de Sixto- ambientan el ambiente vintage, aunque el constante uso de la jerga retro en ocasiones dificulta la magnética ingenuidad de sus protagonistas. Sin embargo, detrás de ese tono pintoresco se encuentra una naturaleza inocente y sensible, también evidente en el trabajo anterior de Bendesky, que le da alma a su tercer largometraje sincero y luminoso.

READ  Mejor Reborn Cuerpo Entero Silicona para ti en presupuesto: Los más valorados

En 2006, 700 fanáticos se reunieron para celebrar el 90 cumpleaños de Rissio, un evento cubierto por Rolling Stone que incluyó llamadas en vivo y música de algunos de sus fanáticos, como el héroe del rock argentino Luis Alberto Spinetta. “Está demostrado que la risa es la mejor terapia”, dijo Spinetta, mientras Rissio se burlaba de él por sus canciones. “Con suerte, este durará para siempre, en un mundo que parece que ya no se va a reír”.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELSANMIGUELINO.COM.AR ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
Sanmiguelino