Dar sentido a lo ‘irregular’ que sucede en Argentina

ROMA — Hay un famoso dicho común en Argentina asociado con dar un voto a un político sobre otro: “Es corrupto, pero hace las cosas”.

Lo contrario parece aplicarse en este momento a la jerarquía católica del país, con el sucesor elegido a dedo por el Papa Francisco en Buenos Aires envuelto en una saga en desarrollo que involucra la venta «irregular» de los activos de la Iglesia.

Si bien no hay nada que sugiera que ocurrió algo criminal bajo la supervisión del cardenal Mario Poli, los movimientos parecen ser tan irregulares que el Papa Francisco ordenó una revisión de las transacciones.

Una auditoría de la Congregación para el Clero del Vaticano no identificó qué movimientos izaron banderas, pero descubrió que dos comisiones arquidiocesanas que supervisaban asuntos financieros estaban inoperativas o no estaban completamente formadas en el momento en que varias propiedades de la Iglesia fueron enajenadas de manera controvertida.

También instruyó al cardenal Poli a realizar solo «las transacciones económicas que actualmente son estrictamente necesarias», ya que se acerca a los 75 años, edad en la que está obligado a presentar su renuncia según la ley de la Iglesia.

El entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio dirigió la arquidiócesis de la capital argentina desde 1998 hasta su elección al papado en 2013. Como tal, conoce bien la iglesia local y sus activos.

La carta de cinco páginas, fechada el 1 de octubre. 28 y publicado por el diario argentino La Nación, instó al cardenal Poli a, “en la medida de lo posible, no disponer de más bienes pertenecientes a la arquidiócesis o parroquias, lo que parece haber sucedido con frecuencia en los últimos tiempos”.

El mensaje también solicita la “información contable” prometida por el contador arquidiocesano, tanto en persona como por correo electrónico, pero que aún no se ha compartido con el dicasterio. Esto indica que si bien aún no se ha descubierto ninguna actividad criminal real, la arquidiócesis aún no está clara.

READ  'Sin monarquía absoluta:' Miles de tailandeses marchan por reformas reales

En un 3 de mayo, la Arquidiócesis de Buenos Aires confirmó que funcionarios del Vaticano visitaron la ciudad en octubre pasado: “Durante la visita, el comunicado de la administración arquidiocesana puso a disposición toda la documentación contable, y en ningún caso se detectaron delitos o denuncias”.

El comunicado continuó: “Son muchas las obras de caridad que se realizan, particularmente en los últimos años debido a la pandemia, que requirieron de recursos para sostenerlas en el tiempo”.

A la luz de la reciente revisión, más de 250 sacerdotes de Buenos Aires firmaron una carta de apoyo al cardenal.

“Los sacerdotes de Buenos Aires siempre lo han conocido como hermano, formador de seminario, obispo y pastor”, se lee en la misiva. “Somos testigos de su honradez e integridad moral, así como de su humildad, sencillez y austeridad”.

Esta no es la primera vez que el Papa Francisco presta mucha atención a las finanzas en su tierra natal vinculadas a él. En 2016, envió una carta a los líderes de Scholas Occurentesadvirtiendo que “como padre y hermano, [I fear] comenzarás a deslizarte por el camino de la corrupción”. La carta llegó poco después de que les prohibiera aceptar una subvención de $1 millón que habían solicitado al gobierno argentino.

(Scholas es una especie de proyecto favorito del Papa Francisco, una iniciativa que comenzó como arzobispo de Buenos Aires. Su objetivo es construir «puentes de diálogo y encuentro» en las escuelas de todo el mundo, a través de la cultura, el deporte y las tecnologías, aunque muchos observadores luchan por comprender completamente lo que realmente hace).

Aunque solo el tiempo dirá si la disposición de la propiedad de la Iglesia en Buenos Aires equivalió a una mala gestión o corrupción, sin embargo, es revelador que el Papa Francisco tuvo la mente y el corazón para cuestionar las transacciones. Su interés y suspicacia, sin embargo, llevan a otra pregunta que tanto amigos como enemigos locales se hacen desde los primeros días de su papado: “¿Por qué el Papa no viene a Argentina?”.

READ  Mejor Plantillas Para Pintar Paredes para ti en presupuesto: Los más valorados

Desde que fue elegido el 13 de marzo de 2013, el Papa ha visitado 55 países. Según recuerda, cuando más cerca estuvo de volver a casa fue en 2017, durante el gobierno del centroderechista Mauricio Macri, en una visita que también lo habría llevado a Chile. Sin embargo, a pedido de este último, el viaje se pospuso para enero, y visitar Buenos Aires en pleno verano es como visitar un pueblo fantasma. En cambio, optó por ir a Perú.

Muchos argentinos que esperan ansiosamente una visita papal esperan que ayude a forjar la unidad en un país cada vez más dividido políticamente. De acuerdo, es plausible creer que si el Papa Francisco viera un interés honesto, y no un grupo de cuervos que intentan reclamarlo como propio para obtener algún beneficio político, estaría en el primer avión hacia el sur.

En su tierra natal, se culpa al Papa Francisco de prácticamente todo: desde estar vinculado a argumentos políticos mezquinos hasta ser un hereje absoluto. Las críticas, como han señalado los obispos del país, a menudo tienen más que ver con lo que se dice que dijo el Papa, que con lo que realmente dijo. Sus expresiones han sido cuidadosamente seleccionadas para encajar en la narrativa de los formadores de opinión que han hecho de sus palabras un deporte olímpico.

Prácticamente todos los viajes que Francisco ha hecho tenían un fuerte lema o tema. Fue a República Centroafricana a predicar sobre la paz en medio de una cruenta guerra civil, a Corea del Sur para alentar una desescalada de tensiones en la península. Incluyó a Cuba en su gira por los Estados Unidos (un viaje originalmente planeado para el Papa Benedicto XVI) luego de que ambos países le atribuyeran el mérito de ayudar a normalizar sus relaciones diplomáticas.

READ  Valerie deja Timbers por Lanús en la máxima categoría argentina

Ha realizado viajes a la isla griega de Lesbos y México para llamar la atención sobre la crisis migratoria, y estuvo en Suecia, Georgia, Azerbaiyán, Albania, Irak, la Península Arábiga y Egipto para fomentar el ecumenismo, el diálogo interreligioso y la reconciliación.

Y en julio, si su rodilla mala lo permite, visitará Sudán del Sur y la República Democrática del Congo para arrojar luz sobre los conflictos en el rincón más pobre del mundo, en gran parte olvidado por el resto del mundo.

Aunque es un país en constante estado de crisis política, Argentina no está al borde de una guerra civil o un conflicto armado; históricamente ha sido acogedor de migrantes; no ha visto una crisis de abuso clerical de una escala como la de Chile; Y a pesar de tener al 50 por ciento de la población bajo la línea de pobreza, su gente está lejos de sufrir una hambruna generalizada.

A fin de cuentas, la pregunta se convierte en: «¿Por qué el Papa querría ir a Argentina?»

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ELSANMIGUELINO.COM.AR ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
Sanmiguelino