Ciencias

Virus corona en Argentina: ¿Cómo fue el estudio que demostró que el plasma no funciona en casos severos?


Un donante de plasma en el Hospital Italiano, donde junto con otros 11 centros médicos, realizaron un estudio sobre la eficacia del uso del líquido en pacientes críticos

Para un paciente críticamente enfermo
Covid-19, el plasma de las personas que se han recuperado de la infección no es una salvación.
Esta fue la conclusión del trabajo llamado PlasmAr,
Fue creado por investigadores del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA) y otros once centros en todo el país. Acerca de
El primer estudio global realizado con altos estándares de calidad metodológica.
«Hemos visto que matemáticamente es lo mismo que si le damos o no a un paciente un placebo», dice Ventura Simonovic, Jefe de Farmacia Clínica de HIBA y autor principal del trabajo. El
una hoja
Se enviará para su publicación en una revista líder.





«Era necesario trabajar con esta metodología porque la realidad no satisface los deseos», dijo Waldo Peloso, uno de los autores del estudio. ¿Fueron las ganas de trabajar en plasma? Cual es la hipotesis?



A fines de marzo, apareció un estudio en solo cuatro pacientes que dijo que mejoraron con el plasma. Me di cuenta de que había que hacer algo, porque todos querrían usarlo y yo no quería que fuera como terminó la hidroxicloroquina. Se tuvo que realizar un estudio doble ciego (ni el paciente ni el médico sabían lo que estaban recibiendo y dando). Mi hipótesis principal era que el plasma había tenido éxito en la fiebre hemorrágica argentina, pero no en MERS, SARS o Ébola, por lo que era dudosa y una buena hipótesis para la prueba. Fue una apuesta arriesgada porque no existían recursos monetarios y tecnológicos como técnicas de medición de anticuerpos [N.d.R: luego apareció el trabajo de Andrea Gamarnik en el Instituto Leloir, que colaboró con el proyecto]. Lo más probable es que no haya funcionado, pero no quería influir en mis creencias; Algunos miembros del grupo lo hicieron. Por lo tanto, se requirió este estudio.



Mascarillas de infusión para pacientes del Hospital Británico de Rosario

Había cuestiones éticas porque si el plasma salvaba vidas, la administración de placebo a los pacientes podría considerarse poco ético.


Dijeron que no era ético usar placebo. Nos cuestionaron mucho. En este escenario pensamos lo contrario: saber si se está trabajando con una buena metodología es vital.

¿Por qué no se ha realizado un estudio de este tipo antes?

Nadie lo hizo y nosotros terminamos primero … Estados Unidos, con recursos extraordinarios, no lo ha demostrado. Hemos visto, con recursos limitados, que matemáticamente es lo mismo darle a un paciente un placebo o no. Hubo un poco de desesperación Porque la gente necesita tratamiento y ningún médico quiere quedarse de brazos cruzados sin ofrecer nada.

¿Qué tan peligrosos son los pacientes del estudio?

Eran pacientes serios, pero no eran tan peligrosos. Que al decir Tenía neumonía Pero no estaban conectados a un ventilador mecánico y eran transparentes y estaban en condiciones de estar de acuerdo.

De los 333 pacientes (222 en plasma y el resto con placebo), ¿murió el 10%?

De los que recibieron el plasma, 24 murieron y 12 fueron tratados con placebo. Exactamente la misma proporción de dos a uno. Es muy concluyente desde un punto de vista estadístico. Lo que vimos es que el segundo día después de la administración del líquido, los que recibieron el plasma tenían más anticuerpos que los que tomaron el placebo. Pero al séptimo día, los dos grupos ya eran iguales y no se habían establecido más. Esto nos abre la puerta para ver cómo se comporta la inmunidad en estos pacientes, que tienen la mayor mortalidad.


Infusión para pacientes con Covid-19 en Sanatorio de la Trinidad
Infusión para pacientes con Covid-19 en Sanatorio de la Trinidad

¿Cuál es el curso de acción ahora?

Hay muchas cosas que explorar. Una es si es posible, sobre los anticuerpos generados, saber qué parte del virus está funcionando. Si existe algún tipo de patrón entre el tipo de anticuerpo y el resultado. Esto puede contribuir a los estudios de vacunas dirigidos a la proteína S, pero eso no significa que sea el mejor modelo para la inmunogenicidad. Otra parte que debe explorarse es conocer al 90% de los pacientes hospitalizados si existe alguna diferencia en la respuesta inmune o en la respuesta inflamatoria.

¿Por qué no funcionan otros tratamientos contra el virus, además del corticosteroide dexametasona (que reduce un poco la tasa de mortalidad)?

Hay dos temas. Primero, la forma en que se manejaron los tratamientos no fue suficiente. Todo comenzó con la eutanasia y, en algunos casos, se ha transferido del laboratorio a los pacientes. Se omitieron muchas etapas. Se eliminaron todos los pasos anteriores y hubo estudios no controlados, sin placebo y mal diseñados que posteriormente fracasaron bajo un examen estricto. No se han iniciado suficientes estudios rigurosos. No deberíamos tener esta información sobre el plasma hasta octubre, pero eso debería haber sucedido cuando el virus pasó por primera vez por Europa y Estados Unidos.

– ¿Entonces la esperanza es solo la vacuna?

La vacuna no sería perfecta, pero funcionará al 50%. No resolvería un problema como el sarampión. No quiero ser portador de malas noticias, pero saber dónde estamos nos permite ir a algún lado y pensar en estrategias de vacunación, prevención y tratamiento.

a mi Normas

más información

además de


READ  El Tesla rojo de Elon Musk ha alcanzado la órbita de Marte

Eulália Rangel

"Estudiante. Friki del café exasperantemente humilde. Pionero de Internet galardonado. Practicante de la Web".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar