Ciencias

Si se rompe la regla y no sucede nada, entonces la gravedad de lo que está sucediendo se vuelve relativa

Vivir en un estado de encierro nos enfrenta a ciertos límites a nuestras condiciones habituales de existencia y nos obliga a romper cierto sistema importante de nuestras vidas. Las cosas más simples, como compartir un compañero, ahora están en espera. Un aspecto del confinamiento que afecta gravemente nuestra vida psicológica es lo que yo llamo la suspensión de la vida entre los cuerpos. Nuestra vida habitual consta de dispositivos cara a cara que indican la presencia del cuerpo de otra persona. La escuela, el profesorado, las actividades deportivas y de ocio, la oficina, los encuentros emocionales, ir al trabajo son todos espacios que nos recuerdan que la vida pasa y pasa entre cuerpos, entre otras cosas. Las personas necesitan tocar el cuerpo de otra persona: por ejemplo, lo primero que se debe hacer con un recién nacido es envolverlo y colocarlo sobre el pecho de su madre o de quien esté allí para hacer este trabajo. Esto no es un accidente. Abrazar, acariciar, tomarse de la mano (y no me refiero solo al trato que se le puede dar a un matrimonio), y todas las manifestaciones emocionales en sus diversas formas, constituyen algo tan necesario y vital para una persona como lo es para respirar.

Cabe aclarar que el confinamiento implica muchos métodos de auto-viaje, como el número de personas. Hay quienes pasaron por esta experiencia de siete meses en el aislamiento más extremo y estricto. Más allá de los rasgos distintivos, vivir en aislamiento durante demasiado tiempo puede ser profundamente angustiante y generar sentimientos de tristeza, indiferencia, abandono, incertidumbre, rabia, rebeldía e impotencia …

La ira es una de las expresiones más conocidas, y se ha profundizado y extendido a diferentes sectores y edades de la población en los últimos meses y más en las últimas semanas. ¿Puede esa ira aliviar y pedir calma?

Estamos pasando por un momento extraordinario, además del enfado que puede provocar impotencia e incertidumbre, por la incertidumbre sobre cuánto tiempo viviremos en un estado de encierro y porque la gente no puede hacer nada para provocar este cambio y depende de las decisiones de los demás, en este caso del Estado. Situaciones como esta, donde el sujeto está a merced del otro, pueden generar enojo, y como dije antes, la ansiedad puede ser la otra respuesta. No saber cuándo nuestra vida puede volver a ser como era antes (mucha gente habla de perder la libertad) genera mucha incertidumbre. En términos freudianos podemos llamarlo malestar. Creo que hay una sensación de malestar general, fatiga de la gente y nuevas molestias nacen de la epidemia. He notado que tantas personas han recurrido a los tratamientos, en todas sus formas, que algunas de estas molestias pueden empezar a hablar. En este sentido, no puedo dejar de pensar tranquilamente en la posibilidad de que todos encuentren la manera de nombrar o decir algo sobre su malestar. Y creo que más que nunca la gente necesita practicar la escucha y un espacio abierto a la singularidad y la verdad de cada situación, ya que no todos atraviesan este momento complejo de la misma manera.

READ  "¿Qué ventana elegir?" La prueba psicológica que revelará lo que puede garantizar una vida exitosa

Parece un efecto en cadena: si el otro viola las reglas establecidas, ¿por qué no yo? ¿Es una idea habitual, cuáles son los riesgos involucrados?

Puede haber un efecto que llamo conjeturas, desde el punto de vista del espejo, de hacer lo que el otro está haciendo y ser influenciado por ello. Por supuesto, esto no es generalizable, ya que no todo el mundo se adapta de la misma manera a las regulaciones y restricciones que se imponen en nuestra vida después del parto. Por ejemplo, hay adolescentes que visitan a sus abuelos semanalmente y esa es realmente una razón estricta para no ver a sus amigos. Solo ven a sus abuelos. Pero insisto en que se adapta a todos los casos. Es cierto que si se viola la normativa y no pasa nada, como diría quien felizmente la viola, la tendencia es paliar una situación tan peligrosa y compleja como la que nos encontramos, que es muy peligrosa y perturbadora.

4224bc77-8781-47b2-b812-624b85c8abf8.jpg

-¿Qué le dirías a la gente que piensa «Eso fue todo, no me importa, si me enfermé mejor porque lo logré y ya está»?

Es más probable que esto ocurra en personas no incluidas en los llamados grupos de alto riesgo. Sabemos que quienes se encuentran en circunstancias desfavorables, como una mujer embarazada o alguien mayor de sesenta años, difícilmente adoptan una postura similar. Muchas personas han observado una fuerte resistencia a quedarse en casa, los llamados paquetes de protección sanitaria (en algunos casos de extrema necesidad, parece que sus actividades laborales continuas están justificadas para obtener apoyo económico). En otros casos, la rebelión, la negación, la intolerancia al encarcelamiento y el deseo de seguir socializando ha llevado a muchos ciudadanos a fingir que no ha pasado nada. Pero lo cierto es que para que esto suceda, es decir, que se supere como sociedad, se necesita tiempo y una espera que nada tiene que ver con el individualismo o la inmediatez. No cabe duda de que hay dos rasgos muy desafortunados de la subjetividad de nuestro tiempo. Aquellos que piensan en esto pueden verlo solo en términos individuales, en términos del hecho de que una vez que el virus se supera en primera persona, se acaba. Algo engañoso, ¿verdad? Porque toda la población mundial está sufriendo las consecuencias de la epidemia en todos los sentidos de la palabra. En resumen, la perspectiva en primera persona no es suficiente para resolver el problema.

READ  ¿Qué gato elegir? Una prueba psicológica que mide la fuerza de su intestino.

¿Quién negaría o confirmaría que todo es un invento y que Corona no existe?

Creo que todos están haciendo lo que pueden y respondiendo lo mejor que pueden a un evento pandémico. En muchos temas, la negación puede surgir como una reacción, e incluso me atrevo a decir que es un síntoma de hiperactividad generalizada, estar más ocupado o con más energía que antes, un gesto que está totalmente en desacuerdo con la marea de lo que significa la pandemia. La epidemia nos detiene y nos enfrenta a las limitaciones que nos hacen seres tan parlantes y mortales como somos. Frenar, hacer una pausa, esperar y hacer una pausa para pensar: esto es algo de lo que mucha gente no quiere saber nada, porque de lo contrario muestra la ansiedad como reacción. Personas que creen en sus asombrosos ritmos de vida que evaden el hecho de que somos humanos. Las implicaciones de la epidemia en esta etapa son inevitables.

Las mayores lesiones entre los jóvenes. ¿Es posible que entiendan que deben cumplir estrictas reglas en una etapa de la vida en la que es habitual sentirse invencibles, cuando descubren la importancia de la conexión con el otro, los abrazos, el amor a los cónyuges, el encuentro sexual, la vida en sociedad y la diversión y apoyo de los compañeros?

– Por supuesto que es posible. Como dije, por ejemplo, hay muchachos en la adolescencia que visitan a sus abuelos todas las semanas y esa es realmente una razón estricta para no ver a sus amigos. Pero, por supuesto, esto se hace caso por caso. También es cierto que otro sector de la juventud piensa en el presente y se rige por el imperativo del disfrute que caracteriza a nuestro tiempo: no quieren saber nada de restricciones o aislamiento. En estos casos, la posibilidad de un pronombre de grupo se ve seriamente obstaculizada, ya que la perspectiva que los rige es bastante narcisista.

READ  El primer mexicano en ganar dos olimpiadas de matemáticas

¿Cómo podemos cuidar la salud mental en este contexto?

– Es de vital importancia, en este momento sumamente complejo que vivimos como sociedad, que podamos mantener el impacto, por supuesto sin descuidar las limitaciones epidemiológicas de la situación, y de la manera posible, apoyar conversaciones o encuentros virtuales o sin estar cara a cara, apoyarnos desde la iniciativa Drexler. Y cito que: «La paranoia y el miedo no están ni estarán en el camino. Dejaremos esto juntos, lo pondremos uno al lado del otro».

Trabajé exactamente como investigador sobre los efectos del encarcelamiento en la subjetividad de esa época. ¿Qué puedes decir de este análisis?

– Uno de los aspectos que mencionaste es la suspensión de la vida entre cuerpos, y de ella surge otro aspecto, que es la hiperemia. Es un fenómeno típico del tiempo que exacerba el uso de la virtualización en nuestro día a día, en un contexto posmoderno que exige más que reflexión, impulso, disfrute y consumo. A los desarrollos tecnológicos se suma el consumo de todo tipo de cosas donde nada puede esperar bajo la tiranía de lo momentáneo. Vivir encerrado no encaja con la temática posmoderna de quien vive esclavo de la necesidad del tiempo: “Ve, diviértete, consume, compra felicidad, no pares, sé productivo, sonríe, pero sobre todo … sonríe por la imagen que aparecerá en los médiums. ¡Comunicación social! ”La tecnología suele jugar el papel de una droga, y más aún en el contexto de una pandemia, ya que alimenta la ilusión de la presencia constante del otro mientras nos divertimos, y evitamos el malestar y la ansiedad. Genera la sensación de que nuestra vida puede seguir de la misma manera, solo en modo online. La verdad es que esta es una de las razones por las que la mayoría de las personas que trabajan en casa o su vida en línea plagan la racha son las horas extra que hacen ahora, que no tenían antes, ya que la jornada laboral se convierte en un día práctico de 24 horas sin descanso.

Eulália Rangel

"Estudiante. Friki del café exasperantemente humilde. Pionero de Internet galardonado. Practicante de la Web".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar