Ciencias

Realizaba actividades físicas en el bosque y fue atacado por dos perros feroces: «Fue terrible»

Paulo Amaro Pérez tiene 57 años de La Plata y está acostumbrado a sus actividades físicas al aire libre. Generalmente prefiere las primeras horas del día y uno de sus lugares favoritos es el bosque. El domingo, alrededor de las siete de la mañana, a la altura del zoológico anterior, apenas comenzaba a recorrer ese circuito deportivo y de entretenimiento, dos perros medianos se le acercaron y lo atacaron con dureza. Como consecuencia de la agresión, fue severamente mordido en el brazo y la mano derecha, lo que lo llevó a recibir atención médica y tratamiento contra la rabia.

En entrevista con EL DIA, recordando el dramático hecho, el hombre dijo: «En el bosque yo caminaba y corría. En general hay perros, se les ve caminando, pero lo que pasó el domingo fue terrible. Me atacaron. El lugar era una cueva, dos perros, uno Negro y el otro marrón «. Dijo: «Se me acercaron, y los puse encima de mí, y entraron ladrando y ladrando, y en un momento se me acercaron».

«Lo conseguiste barato», dijo, teniendo en cuenta la ferocidad del ataque y sus consecuencias. Pensó que no estaba lejos de ser mordido en la cara o en las piernas, lo que habría sido mucho más peligroso porque llevaba pantalones cortos. Descripción: «Afortunadamente, tenía un buzo de tela fina y gruesa. Sin embargo, me arranqué un trozo».

Después de las picaduras, dijo que fue ayudado por empleados del antiguo zoológico, por quienes estaba agradecido. «De ahí fui a la clínica Mater Dei, donde me trataron en guardia y me trataron. Fui a la farmacia y compré una vacuna contra el tétanos. Luego, el lunes, fui al medicamento contra la rabia, donde comencé el tratamiento. Me dieron dos vacunas más».

READ  El 13 martes de este mes, Marte estará en oposición: aparecerá más cerca y más brillante en el cielo.

«Me encanta el bosque, va mucha gente», dijo, en medio del alboroto del ataque, «pero a veces, cuando hay poca gente, no vuelvo. Empiezo por ir al Parque San Martín».

Paulo advirtió que «me agarraron porque soy un hombre de 57 años que sufre de una condición física e incluso con eso me tiran al suelo, pero si atrapan a un niño, lo destrozan».

Dijo: «Los niños me trataron del zoológico y del control de la rabia primero, y me trataron, me vendaron y me limpiaron de nuevo». En ese sentido, reclamó «que pongan más control sobre los perros que deambulan por el zoológico, sobre todo para las personas que van al bosque, y sobre todo para los chicos». «Mientras hablaba con la gente en el zoológico, me dijeron que los perros siempre deambulan por aquí», dijo.

Eulália Rangel

"Estudiante. Friki del café exasperantemente humilde. Pionero de Internet galardonado. Practicante de la Web".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar