Economía

Nuevo plan de Guzmán: deuda, FMI y créditos para reducir el azul, las emisiones y los déficits | Diario de Koyo

Deuda, Intervención de liquidez, Swap, FMI y muchas otras herramientas a partir de hoy se utilizarán para superar fuertes incertidumbres comprobadas. Con una brecha récord, la apuesta del ministro Guzmán buscará reducirla en un sentido. Entonces El día de mañana, la licitación de deuda vinculada al dólar que vence en abril de 2022, es decir, bonos en pesos vinculados a la evolución del dólar, tiene como objetivo, en principio, desviar las operaciones de los fondos de inversión que utilizaban dólares líquidos como salida de posiciones en el peso. De esta manera, el gobierno juega un papel para generar credibilidad en el mercado financiero. Es como si dijera: “No voy a devaluar, si lo hago, esta deuda de desarrollo que emito asociada al dólar se volverá mucho más difícil de saldar …”. En la economía real, muchas de las distorsiones aquí mencionadas comenzaron a aparecer hace una semana. Transacciones diarias de compra y venta de bienes y servicios que están físicamente apagados. Las importaciones se aceleraron y la liquidación de las exportaciones sigue retrasada. La persona que tiene que vender primero piensa en cuánto puede intercambiar. Dado que no hay respuestas completas, para muchos, la preferencia es no emprender, hasta nuevo aviso, operaciones comerciales en algunas de las áreas más importantes.

Como veremos más adelante en esta columna, el gobierno tomará algunas medidas en las próximas horas para intentar alterar las dudas que han surgido sobre la vía fiscal y monetaria. Se sumaría a otros bonos vinculados al dólar, por ejemplo, una factura enmendada por CER para diciembre y una factura de tasa fija para diciembre. Además, el bono CER hasta el 2021, que es un bono que paga la tasa de Badlar hasta el 2021. Buscará descomprimirse.

El centro de atención está en el ministro Martín Guzmán. El presidente lo aconsejó como campeón exclusivo. Por eso se puede decir que esta es, en la práctica, la segunda semana de Guzmán como ministro de Economía que ha estado esperando aranceles durante los meses de la pandemia, los meses que se emplearon para negociar deudas con los acreedores. Obtuvo una importante victoria a su favor: después de la reestructuración, sin contar el Fondo Monetario Internacional, en los próximos tres años solo valdrán en total alrededor de $ 2.6 mil millones en divisas.

Hay parámetros que deben revisarse. El aumento de la brecha cambiaria y el colapso gradual pero constante de los bonos, que llevó la tasa de retorno a 10 años al 16% (tasa más baja, mayor rendimiento, mayor riesgo país) fue un respiro el viernes, cuando la tasa del dólar de liquidación subió (Liqui) de $ 180 a $ 172. La primera gran expectativa en el Palacio de Hacienda fue que hoy se pueda potenciar esta mejora. Como se mencionó, salir de la posición de deuda en pesos ligada a la evolución del dólar oficial y ligada a la evolución de la inflación es la estrategia que elige Guzmán. De esa forma, según sus cálculos, podría diluir el momento, porque los fondos de inversión pueden ejercer menos presión sobre el dólar líquido, sin temor a que Miguel Pesci siga devaluándose. Si la apuesta es así, la primera necesidad es reducir la brecha cambiaria. El peligro, en lo que respecta a la economía real, es que todo comienza rápidamente en el índice. Tener ganas de saber cuál es la salida que está implementando el gobierno para que los inversionistas institucionales que ingresaron a la era del expresidente Macri para invertir en pesos a tasas astronómicas y en dólares a un precio de $ 15 hoy puedan salir de esas inversiones. Se estima que tienen el equivalente a $ 7.000 millones (pero en pesos) al tipo de cambio de $ 180. La última medida de flexibilidad de liquidez y la anunciada emisión de bonos por $ 750 millones (vinculados al dólar) parecen tener un efecto parcial y además tendrá una pregunta que pronto será respondida: si el gobierno ofrece canjear bonos en pesos por bonos en dólares, será necesario conocer los bonos, además de dólares. Vinculado, para licitar. De acuerdo con la práctica de la compañía 1816, si el gobierno ofreciera reemplazar Boncer 21 operando a una paridad del 98% contra un bono AL30 que opera a una tasa de paridad de menos del 40%, la tasa de cambio implícita para ese proceso sería superior a $ 200 por dólar, que sería más alto que el dólar de liquidación. Actual. De ser así, se puede suponer que los no residentes (inversores atrapados) tendrán incentivos para seguir empujando “Liqui” en los niveles registrados en la bolsa de valores la semana pasada. El mismo ejercicio es válido para otros bonos, Bowl 21, AL35, etc.

READ  El exministro Juan José Aranguren respondió a las críticas de Alberto Fernández al patrimonio energético

El grupo de economistas, mediadores, inversores, empresarios, miembros de comités, periodistas especializados y la corporación o «mercado» insisten en la fe ortodoxa. Esta mirada aborda, entre otros temas, las proyecciones del déficit fiscal y el tema monetario que se utilizó para financiarlo, pero evita hablar del enorme impacto que podría tener una devaluación. Es posible que sepan esto, porque las matemáticas no son solo económicas: una devaluación no solo significa una transferencia de ingresos a la baja, sino que también generará un shock inflacionario que erosiona aún más el poder adquisitivo de los hogares. Más pobreza. Al mismo tiempo, tendrá un impacto político abrumador en los votantes del Frente Todos, que está a la espera de medidas económicas que puedan restaurar ciertas políticas de bienestar, mejorar los ingresos reales y estimular la demanda agregada. Todo esto antes de la pandemia.

Volviendo a la estrategia que asumió Guzmán en las últimas horas, el viernes el BCRA sumó las ventas en bolsa y el próximo anuncio de licitación. El resultado: este precio ha bajado.

Ahora, desde Casa Rosada, parecen comprometidos con el hecho de que todo mensaje a los mercados debe contener siempre algún tipo de línea que indique un recorte en la emisión monetaria en el próximo año como mecanismo de exclusión del financiamiento, ya sea reemplazándolo por financiamiento con letras y bonos, anunciar la cancelación de anticipos. Transitoria del BCRA a Hacienda, o incluso iluminando (asumiendo que nos movemos en tinieblas metafóricas) en una pista fiscal para los próximos años, pues también se registra el capítulo de subsidios (menos, no más) y para ello se está atendiendo la idea del gobierno de actualizar precios en meses. Viniendo.

READ  Los bancos requieren ingresos de $ 55,000 para comprar un dólar ahorrado

La clave es ser «predecibles» financieramente, aunque será difícil recortar el 4,5% del PIB estimado para los déficits presupuestarios, porque eso también significa la redefinición de gastos relacionados en IFE, ATP, movilidad jubilatoria y otros planes sociales.

El punto relevante es lo que la periodista Estefania Pozzo mencionó en las páginas de Umbito hoy. Habrá un ajuste al plan de financiamiento del déficit para el próximo año. A través de la serie de préstamos que maneja la Administración Nacional con diversas instituciones financieras internacionales (IFI) para inversiones en obra pública, se producirá un cambio en la forma de financiamiento, de manera que el déficit para el próximo año pasa a ser de 55% cuando por endeudamiento – principalmente con instituciones financieras internacionales y valores en moneda local El 45% restante se realizará mediante financiación en efectivo. De ser así, revertiría el anteproyecto original diseñado en el presupuesto 2021, que proyectaba que se financiarían 1,7 billones de pesos con el déficit (equivalente al 4,5% del PIB) del 40% mediante deuda y los 60 restantes. % Asistencia en efectivo del BCRA.

Aquí es donde entra en juego el Fondo Monetario Internacional. El organismo que dirige Georgieva aparece ahora como uno de los garantes del próximo rumbo que propone el gobierno. Esto no es malo. Lejos de la pregunta de si el gobierno decidirá mantener el esquema de devaluación en línea con la inflación o lo hará rápido como creen algunos bancos, consultoras e incluso la oposición política, esto es precisamente en la experiencia reciente, los últimos años con un cambio de fuerza que se puede observar. El tipo de cambio pasó de $ 15 a $ 30, luego de $ 30 a $ 60 e incluso $ 80 y la economía, en lugar de mejorar, empeoró. Ergo, los ortodoxos, y muchos no ortodoxos creen que un salto en el tipo de cambio sin un «programa fijo» detrás (tenemos que discutir qué significa eso) es lo único que garantiza que no hará mucho y que, sin duda, será difícil. La realidad para los más vulnerables. Por ahora, el equipo económico está tratando de convencer de que puede mantener un ritmo de devaluación lento, en línea con la inflación. Para reducir la brecha, debe persuadir a los inversores, pero también ejercer su poder político y obtener apoyo.

READ  El banco central ha vuelto a ampliar la congelación de las acciones de los préstamos UVA

Lo crea o no, el FMI tiene una de las claves que le ha faltado al gobierno durante estas horas: debe analizar si está avanzando con Argentina en un EFF que podría estimular el pago de la deuda de 2024 a 10 años, pero que también agregaría recursos adicionales para alimentar. Reservas. En esta línea, la política de acumulación de reservas será discutida con el Fondo Monetario Internacional y debatida en el Congreso. China sumará su garantía para activar el trueque, siempre y cuando se utilice exclusivamente para compensar importaciones de ese país. El cálculo «optimista» de Delphos indica que los ingresos por exportaciones podrían alcanzar los 66.000 millones de dólares en 2021. Si la (presunta) economía va a crecer alrededor del 5,5% según el presupuesto, esto necesariamente significa un aumento del 20,4% en las importaciones. Si se cumplieran los dos supuestos, el excedente de productos básicos sería de alrededor de $ 15 mil millones. La hipótesis da como resultado una lectura que hay que tener en cuenta: el crecimiento del 20% de las importaciones es un desafío a la situación actual e implicará implícitamente una mayor restricción de las importaciones.

Fuente: Alcance

Eulália Rangel

"Estudiante. Friki del café exasperantemente humilde. Pionero de Internet galardonado. Practicante de la Web".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar