Tecnología

Hoy, equipos, baterías, tratamientos vencidos y más se reciben en la antigua estación.

Laura Gregoretti

[email protected]

Aparatos, televisores, celulares, pintura en blanco, envases para productos de limpieza y solventes, impresoras y cartuchos de tinta, computadoras, pantallas e impresoras, termómetros de mercurio, celdas y botones de cilindro, medicinas vencidas, baterías de auto, celulares, alarmas, entre otros, Estas son las cosas que se recibirán hoy en la 17ª edición de la Conferencia de Residuos Domésticos Peligrosos.

Hoy, de 10 a 15, estará en la orilla del exterminio Omnibus, Calle Drago 1900 con Servicios Ambientales IPES, Bahía Verde Transporte y Servicios Ambientales y Bahía Gestión Ambiental.

Desde el distrito de Medio Ambiente del municipio, Rossana Epulv aseguró que cada año se suman más personas a estas campañas.

“La edición anterior de esta conferencia se realizó en la orilla de la UNS y contó con la presencia de más de 900 personas, lo que cumplió con nuestras expectativas, ya que se recogieron un total de 180 metros cúbicos de residuos entre computadoras, impresoras, dispositivos y contenedores vacíos. Para pesticidas, herbicidas, pinturas, baterías de botón y cilíndricas y baterías de teléfonos celulares. Automóviles, medicamentos caducados, tintas, cartuchos de impresora y termómetros de mercurio «.

El Colegio de Farmacéuticos, Plataforma de Crecimiento Inclusivo Infantil, Instituto Juan XXIII, Guardia Urbana y Espacio Tec serán parte de la propuesta.

Según el informe elaborado por el municipio, la campaña fue un número récord en cuanto a asistencia y cantidad de residuos recolectados.

Pero una gran sospecha es el destino final de todos estos residuos, la mayoría de los cuales son de muy alto poder contaminante.

La planta IPES SA, autorizada por la Agencia Regional para el Desarrollo Sostenible (OPDS), está ubicada en la Ruta 33, a 18 km de Bahía Blanca, en la región de La Vicola, y se han desarrollado dos procesos para el tratamiento y disposición final de este residuo industrial privado y no privado. .

READ  Athena instala su primer cajero automático Bitcoin en la cadena Coto

«El objetivo es separar los desechos domésticos del flujo general de desechos domésticos que tiene propiedades peligrosas, por lo que es apropiado tratarlos de manera diferente al resto de los desechos domésticos. Muchos productos para el uso diario en los hogares pueden contener una o más de estas características: toxicidad, corrosión e interacción con Agua o aire, etc. ”, dijo Raoul Brent, director de la planta IPES.

La cantidad de residuos peligrosos recolectados desde 2007, así como su persistencia a lo largo de los años, hacen que estos programas tengan características únicas en el país, lo que los convierte en un orgullo para la ciudad de Bahía Blanca.

Explicó: «La mala gestión de los desechos domésticos peligrosos puede provocar la contaminación del aire, el suelo y el agua, así como dañar la salud de las personas. De ahí la importancia de brindar a la sociedad una solución segura y adecuada. La disposición de estos elementos también ayuda a aumentar la conciencia del vecino sobre su responsabilidad en el cuidado del medio ambiente».

Según el cálculo, el grado de contaminación y el potencial de dañar la salud de las personas dependerán del tipo y la cantidad de desechos.

“Por ejemplo, en el caso de las baterías, el mayor riesgo se presenta cuando se eliminan sin ningún tipo de acondicionamiento y / o manejo que evite problemas de contaminación por corrosión de sus carcasas. Esto se traduce en derrames de metales pesados, etc. Compuestos que se liberan al suelo, aguas superficiales y subterráneas. «, Ya que puede permanecer como elemento tóxico o ser alimentado por organismos vivos. Aunque el daño depende del tipo de batería que se deseche, se estima que la batería común contamina 3000 litros de agua; alcalina 175.000 litros y el tipo de botón 600.000 litros».

READ  El 80% de los pagos siguen siendo en efectivo, a pesar de los avances digitales debido a la pandemia

Una vez recibido el residuo en la conferencia, se adapta para su transporte y se deriva a la planta de tratamiento de IPES en Bahía Blanca y a la planta DESLER en Buenos Aires.

“El transporte debe realizarse de acuerdo con los requisitos técnicos y legales, que desde el inicio del programa hemos colaborado con la empresa de transporte Bahía Verde Servicios”.

Una vez que el residuo es acondicionado para reducir al mínimo sus propiedades peligrosas, es depositado permanentemente en el relleno de seguridad de IPES SA.

“En el caso de los elementos informatizados entrantes, en algunas de las conferencias que se han realizado, se han adaptado, restaurado y luego entregado a las instituciones u organismos públicos que los necesitan”.

La planta de IPES ocupa un área aproximada de 207 hectáreas, y las tecnologías que allí se desarrollan son el Landfarming, que consiste en el tratamiento de biodegradación de los residuos orgánicos y un vertedero seguro, que es el almacenamiento permanente y seguro de los residuos.

La compañía también brinda servicios ambientales, manejo de derrames de productos, transporte de desechos y tratamiento in situ.

Además de las jornadas de recolección de residuos peligrosos domiciliarios, existe otro programa que el IPES está desarrollando con el municipio de Bahía Blanca: el programa PILAS. Este último programa se viene desarrollando desde el año 2000, habiendo sido premiado en 2006 a nivel nacional por la Asociación de Estudios de Residuos Sólidos (ARS).

A través de la implementación del programa, desde su inicio, se han recibido, adaptado y desechado de manera segura más de 100.000 kg de baterías.

Adora Cadiz

"Analista profesional. Amante del alcohol. Entusiasta de la música. Orgulloso experto en viajes. Explorador. Creador".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar