Ciencias

Campeones del mundo de estadísticas de truchas

La supresión de 3.500 muertes de Covid en la provincia indica la manipulación de las estadísticas por parte del Indec y la pobreza.


Escrito por Fernando González para Saleh Clarín


En ausencia de títulos mundiales de fútbol que llevan 34 años prohibidos, Argentina puede presumir de ser el campeón mundial de Estadísticas de Truchas. A la hora de producir cifras oficiales, la sociedad activa inmediatamente un reflejo de duda. Y, tarde o temprano, la realidad premia esta desconfianza. Es inconcebible que esto esté sucediendo en tiempos de Internet y los algoritmos de los que nada escapa.

Uno de los mayores ataques a la credibilidad de la nación comenzó en 2006. A fines de ese año, Néstor Kirchner comenzó a preocuparse por el aumento de la inflación y no encontró mejor solución que la adquisición de Indec.

Reemplazaba a sus técnicos por activistas políticos, ocultando indicios del aumento del costo de vida. En las páginas de Clarín, Ismail Bermúdez fue uno de los mejores periodistas para exponer el proceso que transformó al estimado Instituto Nacional de Estadística y Censos en una unidad básica de Kirchnera.

Una década más tarde, el entonces ministro de Economía, Axel Kisilov, llevó este método a un grado sin precedentes. Cuando la pobreza comenzó a aumentar sin control, abolió directamente la medida de los pobres en Argentina. «Contar a los pobres es una vergüenza», dijo el actual gobernador, agregando una frase indeleble a la lista nacional de absurdos.

La toma de posesión del economista peronista Jorge Todesca, designado por Mauricio Macri, dio cierto alivio a la caída del Indec y, poco a poco, la confiabilidad de las estadísticas comenzó a recuperarse con el regreso de algunos de sus mejores técnicos.

READ  Los tardígrados se defienden de la luz con un escudo fluorescente

Alberto Fernández nombró a Cecilia, la hija de Todesca, como jefa de gabinete adjunta, y el gobierno hasta ahora ha tenido cuidado de no repetir el error de Kirchner. Y las cifras del repunte de las tasas de pobreza conocidas la semana pasada nos permiten mantener la confianza en las mediciones.

En todo caso, el hecho de que no se atrevieran a violar nuevamente el negocio del Indec no significa que las estadísticas gocen de buena salud en Argentina. El ejemplo más lamentable es la recopilación de datos sobre lesiones y muertes causadas por el Coronavirus. El anuncio del ministro de Salud de Buenos Aires, Daniel Golan, admitió la falta de más de 3.500 muertes en el total de víctimas que fueron puestas de blanco sobre negro, lo que gran parte de la autoridad ha comentado en voz baja hasta el momento. Las cifras oficiales no reflejan con precisión la gravedad de la epidemia en el país.

“Están jugando los números”, dice el comentario entre los alcaldes de los suburbios de Buenos Aires, los opositores pero también muchos peronistas. Argentina en ese momento no era el país cuyo presidente se burló de la cantidad de infecciones y muertes ocurridas en Suecia, Chile o Uruguay al inicio de la epidemia.

¿Qué dicen las estadísticas?

Los números reales comienzan a mostrar que a pesar de la cuarentena más prevalente en el planeta, somos complicados o más complejos que el resto. Con doscientos días de aislamiento congelando la economía, las previsiones de muerte en Argentina indican que, al final del camino, podríamos superar las terribles cifras de Rusia, España o Italia.

READ  Facundo Manis escribe: ¿Se puede conectar el cerebro a una computadora?

El anuncio del Golán fue hace dos semanas. Sin embargo, más de 3.500 de las muertes en Buenos Aires que quedaron en el limbo por incompetencia o manipulación no se agregaron de inmediato a la lista de víctimas. Se agregaron decenas todos los días para retrasar lo inevitable. Argentina cruzó rápidamente la barrera psicológica de los 20.000 y se unió al club basura de las naciones que registra el número de muertos.

A pesar de las críticas de todos los sectores políticos, Golán nunca pensó en renunciar o capacitarse para responsabilizarse de los errores al contabilizar las muertes por el virus Corona en la provincia de Buenos Aires. Todo lo contrario. Este martes apareció en rueda de prensa y una vez más apagó la guía estudiantil peronista en Buenos Aires. Intentó trasladar el costo político de los desastres aritméticos al gobierno de Buenos Aires encabezado por Horacio Rodríguez Larita.

«Esto continuará de esta manera porque la ciudad todavía carece de los sistemas informáticos del condado», se jactó el ministro del condado, que no tiene la capacidad de realizar pruebas masivas.

Sin contar los altísimos niveles de inseguridad y el imparable fenómeno de acaparamiento de tierras como consecuencia de la ausencia del estado de Buenos Aires que no pudo disolver cuatro años de gobierno de Campimus, cuatro años con un gobernante radical, pero sobre todo, la estéril suma de casi veintinueve años. De los gobiernos peronistas. El que quiera oír, que oiga.

Golan no se detuvo allí. Como si lidiar con el número de muertos en Buenos Aires fuera un testimonio de eficiencia, duplicó las apuestas. Dimos una respuesta inusual, pero algunos la han convertido en datos negativos. Acabemos con la política barata, es uno de los niveles más bajos ”, cerró orgulloso el ministro más crítico del Instituto Patria.

READ  Prueba psicológica: elija una flor y descubra qué dirección tomará 2021

Consciente del retraso en la carga de datos de entre cinco y seis días, el larretismo prefirió no salir a responder de inmediato. Se emocionaron: «Cada declaración de Golan nos hace subir medio punto en las encuestas». Habrá que saber si no es demasiado optimista.

Argentina en algún momento tendrá que acordar la formación de equipos capacitados que puedan planificar e implementar censos verdaderamente confiables. Además de contarlas con precisión, las muertes por coronavirus que el estado no ha podido salvar deben tener la estimación más baja de un modelo estadístico preciso y no politizado que nos ayude al menos a saber dónde estamos.

Melconian: «El gobierno pospuso la ineficaz devaluación resultante de la emisión»

Te puede interesar: Regreso parcial a clases, el ataque a la cancha y las tonterías de Golan

Eulália Rangel

"Estudiante. Friki del café exasperantemente humilde. Pionero de Internet galardonado. Practicante de la Web".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar