Top News

Alberto Fernández y la UIA: De ‘llorar’ a socios …

Letras Día de la industria Tienden a ser políticamente correctos y tienen cuidado de no empantanarse en disputas políticas o herir la sensibilidad, incluso en los peores momentos de activismo. Entonces fue el presidente Alberto Fernández Quien agregó a las palabras Miguel Acevedo, presidente de la Asociación Industrial (UIA), Un poco fuera del contexto del macrismo hereditario. Lo que sienten y dicen los asistentes a la fábrica, pero fuera de ese texto institucional.

Después del Ministro de Desarrollo Productivo Matthias KolvasEl mandatario destacó, detallando los cuatro incentivos para el sector, desde hace años Cambiemos Fueron una verdadera epidemia económica de chimeneas. La senda de los malos números se mezcla con el desinterés por todas las áreas productivas.

Por eso, e incluso con protocolos sanitarios que impedían realizar más trabajo, para los industriales su día no fue un día más de la industria. Era Celebre hoy el inicio de una relación de fuerza diferente. El mismo aliento debe, en el corto plazo, apoyarse en inversiones, avances y buenos números, producto de una alianza casi natural entre el sector privado y el Estado. Si tiene éxito, se verá más tarde.

Cuando el presidente pisó la fábrica Sentiplast En Ezeiza, gran parte de su gabinete ya dialogaba con los industriales presentes y la familia Rodríguez, con Miguel Ángel a la cabeza, uno de los dueños de la eléctrica. Les preguntaron cómo funcionaba cada uno, qué necesitaban del estado y cómo llegaron los números de actividades. Les dijeron: «Sube en muchos lugares». Poco después, dijo Kolvas, la industria ya se encuentra en su mayoría en niveles prepandémicos.

READ  Tras retirar el puesto, la nación, la ciudad y el condado se volvieron a reunir debido a la pandemia, pero sin definiciones.

Hubo un recorrido por el almacén automático de la fábrica, y el presidente quiso conocer la historia de la empresa. Allí, Rodríguez le dijo que su padre era colorista y experto en chapa y pintura, y que había convertido el taller en una pequeña y mediana empresa y luego en la actual Sinteplast. Mientras caminaban, Fernández y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kisilov, coincidieron con el ruido de las máquinas en funcionamiento. «Les gusta estar en una fábrica, y ahora tampoco tenemos que explicar muchas cosas».Algunos industriales curiosos mencionaron.

El discurso de Fernández, con mucho contenido político, fue central para el diálogo, el consenso, las medidas Reactivación Incluso ha habido críticas a los modelos que han priorizado la especulación financiera. Música para los oídos de los industriales, el sector más enemigo del Círculo Rojo de la Banca Financiera, se ha priorizado en los últimos cuatro años.

Paralelamente, el presidente apareció para curar viejas heridas Techint Cuando mencionó que no diferenciará entre pequeñas, medianas y grandes empresas cuando trabajen juntas. Lo miré Louis PetnazMano derecha Paulo RocaUbicado estratégicamente en la primera fila. Durante su discurso, el presidente habló de la industria como eje de su modelo de crecimiento. No es poca cosa para un sector que el gobierno de Mauricio Macri ha calificado de «llorando».

Acevedo, propietario de Aceitera General Deheza (AGD)Fue él quien advirtió al expresidente que las cosas no funcionarían con su idea. En abril de 2018, en una reunión en Olivos en la que participaron Macri, Gustavo Lopetegui y el exministro de Industria, Francisco «Pancho» CabreraCelebramos para cambiar los brotes verdes y producir autos. Acevedo lo detuvo y le dijo, en su tono habitual, que el 70 por ciento de los autos fabricados eran importados, que las cosas no estaban funcionando y que se perderían muchos empleos. Agregó que «los dólares se están acabando y esto no es algo positivo». McCurry respondió: «No seas negativo, háblame de sectores como el textil y el calzado, que hay que transformar y el resto va bien».

READ  El mensaje que recibió Amiri fue crucial para que ella renunciara.

Un mes antes de ese cuento, en un encuentro con la UIA, Cabrera acuñó el término «lloronesCalificar las quejas de los empresarios contra el modelo Cambiemos. Tráigales una lista de cosas para transferir a otras actividades. Como dijo el funcionario a un industrial que se quejó por la escasez de lubricantes domésticos para máquinas, no hay que preocuparse, que importarlos será más barato.

Pero la primera visión de cómo sería un macrismo en relación a la industria fue Luis Pagani, dueño del gigante alimentario Arcor. Luego de su primer encuentro con Cabrera, le dijo a uno de sus más fieles colaboradores que olvidara que el país crecería con ese gobierno. Unos días después, un colega le dijo que desde mediados de la tarde de la semana, Cabrera ha asistido a reuniones en una mesa al otro lado de la calle del ahora desaparecido bar Rond Point.

No hubo retorno con Cabrera, y la llegada de Dante Secca abrió algunas expectativas de mejora en Sindh, pero nada cambió y allí concluyeron que el mando de todo el poder era Macri y su jefe de gabinete. Marcus PeñaTeóricos, la noción de que la industria del hierro está desactualizada e improductiva.

Estos hechos generalizados explican por qué, incluso cuando los taxis del gobierno están en Fernández en medio de la pandemia, los industriales se sienten cómodos y notan un potencial real. Quitarse País con hub en fábricas.

Emiliana Parra

"Creador. Amable nerd de la cultura pop. Solucionador de problemas. Experto en televisión amigable con los hipster. Erudito dedicado a la web. Aficionado al alcohol".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar