Cronología y cinco claves para entender la toma de Madre Esperanza

Cinco días se cumplieron este miércoles de la toma de un predio ubicado en el barrio Madre Esperanza, en el límite con Moreno. Fueron los mismos vecinos del barrio los que tomaron los terrenos. Muchas de esas familias con niños están fuera del sistema. Un interlocutor con cintura política y experiencia en conflictos pudo haber desactivado la usurpación el mismo viernes. Luego, la toma se extendió, hubo momentos de tensión y se esperaba la orden del juez para desalojar pero al miércoles a la mañana ya no había ido el grueso de la gente, solo quedan los ocupantes de una manzana, que piden que no se traslade la cancha de fútbol para los niños del barrio. 

Vista desde un dron

CLAVES PARA ENTENDER EL CONFLICTO DE MADRE ESPERANZA

1. Se trata de cinco manzanas de un predio privado de gran extensión ubicado en el barrio Madre Esperanza, en el límite con Santa Brígida y La Estrella. Su dueño es el empresario constructor Luciano Emiliozzi, uno de los dueños de la constructora Trans Plus y que tienen el obrador en la otra cuadra. Emiliozzi adquirió los terrenos años atrás, durante el conflicto de una toma anterior, que alcanzó a tener 200 familias seminstaladas. 

2. En la mayoría de las tomas del conurbano bonaerense siempre hay algún referente político -del oficialismo o de la oposición- que insta a la usurpación, por intereses propios o de su espacio político. En este caso, al menos la primera toma -la del viernes- no fue así. Pero sí hay allegados de familiares de municipales y militantes cercanos a Barrios de Pie. 

3. ¿Efecto contagio? El vecino distrito de José C. Paz tiene un historial interesante de tomas de tierras, muchos hoy altamente urbanizados. Muchos recordarán que en 2012, a la vera del barrio Néstor Kirchner (cerca de la Base Aérea, José C. Paz) se intentó tomar el campo de enfrente en Santa Brígida. La gestión de Joaquín de la Torre actuó rápido y la toma no se concretó. Estos días, José C. Paz tiene alto conflicto por una toma. Ayer el mismo intendente Mario Ishii se acercó al lugar a tratar de mediar. Allí el conflicto es más grave porque no solo son muchas más familias las involucradas sino que también se mezclan los dueños legítimos de los terrenos con los ilegítimos, que a su vez se dividen en dos: los vivos y los estafados por terceros.

4. La gente que vivía en el predio Tupasy de Trujui, donde murió la niña Sheila, tenía orden de desalojo por la Justicia. Finalmente, su dueño, la empresa de recolección de residuos Panizza, llegó a dos acuerdos judiciales. El primero fue que un grupo de familias se retire del lugar y se los compense económicamente, además de reubicarlos. El segundo acuerdo consistió en que 30 familias se reinstalen en otro sector de Tupasy y que Panizza y la Municipalidad colaboren con los materiales para sus casas.

5. Una primera idea -ya descartada- del gobierno municipal fue reubicar a las familias del primer acuerdo en el predio de Madre Esperanza. Y la información se filtró. 

CRONOLOGÍA DE UNA TOMA ANUNCIADA

 Viernes a la tarde: La madre de Sheila enojada con la gente del Tupasy fue hasta Madre Esperanza. Habló con los vecinos y persuadió sobre lo malo que sería para ellos la instalación de esas familias, que pertenecen a la comunidad paraguaya.

Viernes a la noche: En la punta de los predios, en Marchena y Las Malvinas, se instaló la primera carpa con vecinos del barrio. Allí hay una cancha de fútbol para los chicos, que meses atrás estaba a unos metros y luego los trasladaron hasta allí. Los vecinos piden que no se la saquen. Piden que no se instalen los paraguayos que fueron sacados de Tupasy. 

Sábado por la mañana: El secretario general de la Municipalidad, Francisco Nigro, fue a la toma y dialogó con los vecinos sobre la cuestión legal. En los días siguientes también estarán los secretarios de Seguridad, Juan Esper, y de Servicios y Espacio Público, Joaquín Estrada. 

Sábado por la tarde y domingo: Lo que empezó en la primera parte se extendió a cuatro manzanas más. En varios casos lo que ocurrió fue que extendieron los dueños de las casas cuyos fondos daban con el predio. 

Lunes a la mañana: El dueño del predio radicó la denuncia que recayó en la UFI 18 de Malvinas Argentinas, a cargo del fiscal Carlos Hermelo. 

Lunes por la tarde: La Policía trabaja en la identificación de las personas que tomaron el predio. Algunos vecinos completan planillas. Creen que los están censando. Cuando se dan cuenta que esos datos podrían ser usados en una causa judicial, algunos de ellos piden que se rompan y prometen irse del predio. Por esto hay discusiones con el comisario de la 3ra, Gustavo Cabrera; pero también hubo diálogo de Cabrera y el jefe distrital Héctor González con los vecinos, que cuestionan al subsecretario de Tierra, Vivienda y Urbanismo social Julián Segovia. Lo acusan de presuntas irregularidades con terrenos y de destratarlos. 

Rumores sobre que “ya vienen los paraguayos” y que “camiones de gendarmería están llegando para reprimir” se repiten una y otra vez. 

Martes a la mañana: Se empieza a alambrar una parte del predio y se da una situación en la que algunos varones de la toma arrojaron piedras a las fuerzas de seguridad y gendarmería y efectivos de la Bonaerense tiran balas de goma. No se reportaron heridos. 

Martes al mediodía: El fiscal Carlos Hermelo le pide al juez de garantías Nicolas Schiavo el desalojo del predio. 

Martes por la tarde: La Municipalidad logró alambrar dos manzanas. El ambiente está tensamente calmo. 

Miércoles a la mañana: Ya no quedan ocupantes en el predio de Emiliozzi, solo en la primera manzana para resguardar la canchita de fútbol para los niños del barrio. 

En las próximas horas se terminará de alambrar la manzana 4 y se continuará con la tercera. 

Natalia Biazzini