Comienza la última instancia del Presupuesto Participativo

Durante el mes de octubre comenzarán a cerrarse las instancias definitivas del Presupuesto Participativo (PP) en San Miguel. Se trata de una intervención sobre la situación de casi la totalidad de los barrios, de manera directa y voluntaria, a través de la cual los vecinos, junto al municipio, deciden en qué será ejecutado el 1% del presupuesto público destinado a obras. En su oficina, a metros de la avenida Balbín, El Sanmiguelino dialogó con la subsecretaria de Atención Ciudadana, Dolores Curutchet, quien explicó la importancia y el funcionamiento de una propuesta basada en la democracia deliberativa. 

Dolores “Loli” Curutchet

“Lo más importante de todo es que los vecinos tengan la posibilidad de decidir en qué se gasta una parte del presupuesto, que planteen las necesidades del barrio, traten de buscar la solución y de darle una respuesta directa a esa problemática”, expresó Curutchet. De la totalidad de los barrios donde funciona el PP -que depende de la directora Sabina López- solo se desprende uno inactivo: Bella Vista. El resto, divididos en foros, lleva adelante la propuesta. Este año, “Se sumó Mattaldi”, anunció Curutchet entusiasmada. 

Solo en San Miguel, hay un total de 32 foros que sirven a la división para que el Presupuesto Participativo funcione. Cada foro puede abarcar uno, dos o tres barrios, de acuerdo al tamaño y cantidad de habitantes. “Antes, la asignación del presupuesto para cada foro se hacia en partes iguales y era injusto para foros que tienen más necesidades o más cantidad de habitantes. Este año lo que vamos a hacer es eso, una asignación más proporcional”, expresó Curutchet.

El funcionamiento integral del PP tiene distintas instancias. “La inicial es una primera reunión del foro en una fecha y lugar determinado que por lo general está pautado con el coordinador del barrio. Allí se explica el funcionamiento del PP, de qué se trata y para qué sirve la herramienta”, explicó la subsecretaria. Además, resaltó una novedad: “Este año sumamos los llamados telefónicos a cada vecino para que se sumen a las reuniones ya que muchos no estaban al tanto”.

Durante el primer acercamiento vecinal, se realiza un taller para que los vecinos mismos piensen las necesidades del barrio. “Por ejemplo, hay barrios que consideran que tienen más inseguridad entonces proponen la compra de cámaras o aumentar el patrullaje. Si hay inseguridad vial se ponen retardadores, etc”, explicó Curutchet y continuó: “Siempre fueron seis propuestas por barrio y se repetían. Lo que buscamos este año es que esas propuestas vayan más allá”.

“De esa primera reunión salen las seis propuestas, las traemos al municipio y las vemos con las áreas que corresponden para determinar si son factibles. Si te piden un asfalto y no conviene porque falta una obra hidráulica se le comenta al vecino que esa propuesta no se va a hacer”, contó la joven funcionaria y aclaró: “Por lo general, esas seis propuestas prosperan, hay muy pocas que tuvimos que dar de baja”.

El siguiente paso es la confección de las boletas con las propuestas seleccionadas y la posterior entrega a los vecinos -a través de la figura del vocero- para llevar adelante los “comicios vecinales”. Los vecinos reciben una boleta con seis propuestas que deben numerar del 1 al 6 de acuerdo a sus prioridades, y, luego de dos semanas, se recolectan para enviarse a la oficina municipal del Presupuesto Participativo donde se hace el conteo y se propone una tercer reunión donde se comunica los resultados de prioridades a los vecinos. 

“Los procesos van en simultáneo. Empieza en un barrio y quizá al mismo tiempo se está cerrando la votación en otro. En total, el período de participación va de marzo a fines de octubre”, explicó Curutchet y resaltó la importancia de modificar el cronograma de reuniones en los foros: “Antes se hacían temprano, entre las 14 y las 15. En la actualidad se pasaron a las 18, incluso a los sábados, y la participación cambió bastante, no baja de 20 o 25 vecinos por cada reunión”.

Los foros que más necesidades plantean, y “los que más necesitan de la intervención”, son los que están al límite con Moreno y José C. Paz. En ellos, según expresó la funcionaria, los pedidos más comunes son de repotenciación de luminarias, cámaras de seguridad, patrullajes y arreglos de calles. “Queremos que sea realmente participativo el presupuesto. Es un poco lo que queremos lograr. Cuanta más gente vaya, más democrático será”, cerró Curutchet. 

El Sanmiguelino