Perpetua para el asesino de Serena Rodríguez

Serena vivía con su mamá y dos hermanitos más en el Cruce Castelar; Leal vivía cerca del Colegio Máximo de San Miguel. 

“¡Por fin, se hizo justicia!”, gritaron los familiares y amigos de Serena Rodríguez, la joven de 15 años asesinada en 2014, cuando escucharon el veredicto. El Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Mercedes condenó este mediodía a cadena perpetua al único acusado, Lucal Leal. 

Serena vivía con su mamá y dos hermanitos más en el Cruce Castelar; Leal vivía cerca del Colegio Máximo de San Miguel. 

Ese lunes 25 de junio de 2014, a la salida del colegio, Serena tomó el colectivo 269 con una amiga. Serena se bajó en la parada de Julio Roca y Alexis Carrell, a tres cuadras de su casa. Con el pasar de las horas, la familia de Serena se preocupó porque no volvía a su casa. La madre la esperó una hora en la parada de colectivo. Sin novedades, radicó la denuncia en la comisaría de Villa Trujuy.

Casi doce horas después, la tía de Serena encontró el cuerpo de la joven en un descampado, a pocas cuadras de su casa, sobre la avenida General Roca al 300 y Los Aromos de Villa Trujuy. “Escuché la alarma de un celular, me giré y estaba tirada como un perro”, dijo la tía.

En su primera declaración Leal dijo que en el horario del crimen había estado jugando a la pelota con sus amigos en el corredor aeróbico de Muñiz. El municipio de San Miguel entregó videos de las 15 cámaras de seguridad que estaban instaladas en el centro deportivo. En esas filmaciones no se lo vio a Leal.

El Sanmiguelino