Patria Grande cuestionó las políticas culturales municipales

Desde Patria Grande, espacio político de la izquierda popular, de San Miguel cuestionaron las políticas culturales municipales en particular y de Cambiemos en general. “No responden frente a la falta de recursos para los espacios educativos”, expresaron en un comunicado. 

COMUNICADO 

Los últimos acontecimientos en las calles de San Miguel de manifestación de la cultura popular, tales como la movilización de los profesorados de arte (visuales, teatro y música) y el corsazo de murgas barriales frente al edificio municipal del distrito nos convocan a solidarizamos y hacer propia sus reivindicaciones.

En concreto, los reclamos se dan frente a la indiferencia de las autoridades municipales que no responden frente a la falta de recursos para los espacios educativos, ni dan respuestas a las problemáticas concretas como la falta de un edificio propio para el profesorado de teatro. Cuestionamos también, que cuando la gestión de Jaime Méndez esboza una respuesta a los reclamos lo hace con persecución, hostigamiento y censura. Esto lo constatamos con la prohibición de los corsos barriales y su despliegue artístico en lugares públicos. Nos preguntamos qué lugar le da a la cultura el Municipio de San Miguel, o mejor dicho qué entiende por cultura popular.

Claramente desde “Cambiemos”, en su versión sanmiguelina, imponen una división y una grieta entre la cultura desplegada por el oficialismo y la cultura de los barrios populares. Las políticas que viene desplegando el macrismo a nivel nacional no solo perjudican a los sectores más vulnerables de nuestro país sino que además aportan a generar una visión peyorativa, que el intendente Jaime Mendez la hace propia, hacia cualquier expresión de las culturas populares, autogestivas, independientes y que reivindican el rol activo y participativo de los vecinos y vecinas de nuestros barrios. Por otro lado, nos encontramos con “la cultura” que el municipio despliega en el distrito, las cuales siguen la lógica privatista de la alianza Cambiemos convocando a servicios privados para sus espectáculos con artistas, en muchos casos con contratos precarizados. Esta situación además deja a las escuelas de artes sin participación alguna, evidenciando que el intendente no solo no valora a los y las estudiantes en formación como futurxs docentes sino que tampoco como trabajadorxs de la cultura.

Para tratar de responder o entender las preguntas que van surgiendo, cada vez con más indignación es que nos remontamos a los hechos. Sobretodo en este último tiempo donde existen eventos culturales impulsados por el municipio que van desde la expo de universidades y escuelas terciarias al más reciente “carnaval criollo” en la plaza de las carretas. El estudiantado de las escuelas de arte no fue invitado, a la “expo” siendo lxs principales interesadxs en promover los profesorados y sus diferentes producciones artísticas. Pudieron participar cuando de casualidad se enteraron y la propuesta no fue únicamente estar presentes, sino visibilizar y desarrollar su arte. Sin mencionar el amedrentamiento que sufrieron diferentes colectivos de murgas barriales por parte de las fuerzas policiales del municipio que intentaron impedir la realización de los corsos en barrios como el de Obligado.

El desprecio de Cambiemos hacia lo popular y hacia lo público toma diferentes dimensiones en todo el territorio argentino. Basta con recordar los allanamientos que se produjeron en distintos centros culturales de Córdoba, donde los elementos secuestrados eran herramientas de expresión cultural tales como pinceles y bombos. Tampoco podemos dejar de mencionar cuando en plena feria judicial, el juez Javier Cosentino dictó una orden de allanamiento y clausura en la Casa de Las Madres de Plaza de Mayo sin notificar a las titulares de la Asociación. Sin ir más lejos nos encontramos con la escandalosa decisión del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, de cerrar la compañía dirigida por el reconocido bailarín, Iñaki Urlezaga, que es única a nivel nacional; o con el polémico cierre de ocho escuelas en las islas del Delta que lleva adelante la gobernadora María Eugenia Vidal. Y a cambio de estas políticas anti-populares, Cambiemos muestra su lado mas cinico ofreciendo a la cultura argentina al Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el rabino Bergman, disfrazado de árbol, la pileta pintada de Horacio Larreta y en el caso del intendente sanmiguelino, Jaime Mendez, espectáculos con servicios privados.

Desde Patria Grande San Miguel, creemos que para frenar el ataque hacia las expresiones de la cultura popular es necesario organizarnos y apostar a la mayor unidad de acción posible. Porque como señalaba Cortazar “la cultura es el ejercicio profundo de la identidad” de nuestro pueblo.

elsanmiguelino